Motivos para no olvidar la formación

Entre las razones para formarse continuamente:

 

· Reciclaje: actualizar conocimientos tanto si estás en activo, para poder aplicar las nuevas tendencias en tu sector en tu puesto de trabajo, como si estás desempleado, para adaptarte a procesos de selección que requieran estar al día de las nuevas tendencias y procedimientos.

· Adquirir conocimientos totalmente nuevos y diferentes a los que poseías, si es que lo que quieres es cambiar de puesto o de sector para dar un cambio de rumbo a tu carrera profesional.

· Adaptación a las nuevas generaciones, sobre todo en conocimientos tecnológicos, que salen ya formadas de las facultades y centros formativos con estos inputs. Es una forma de no quedarse obsoleto en un entorno que cambia a gran velocidad.

· Para mantener el cerebro activo: si no actualizamos conocimientos, el cerebro se «acomoda» y no se esfuerza en pensar y generar nuevas ideas.

· Para hacer networking: ir a cursos y formaciones puede ser una buena forma de ampliar contactos y relaciones. Nunca se sabe dónde pueden surgir oportunidades profesionales y siempre es interesante conocer puntos de vista diferentes al de uno/a.

 

Hoy en día, tanto para la empresa como para el trabajador, es vital tener una formación constante y actualizada para afrontar las exigencias del mercado laboral.